Las vocaciones, una necesidad muy fuerte de la iglesia

En el cuarto domingo de Pascua reflexionamos y rezamos, pidiendo al ‘dueño de los sembrados’ que envíe muchos trabajadores para la cosecha”, expresaron el arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, y el obispo auxiliar, monseñor Dante Gustavo Braida en su mensaje para la Jornada del Buen Pastor.

“Se trata de una exhortación de Jesús cuya necesidad y urgencia sentimos muy fuerte en toda la Iglesia y, también, en la Iglesia de Mendoza”, aseguraron.

Luego, en el marco del Año de la Misericordia, que propone ser “Misericordiosos como el Padre”, invitaron a vivir las obras de misericordia corporales y espirituales. “Se trata de una invitación que nos incumbe a todos los hijos de la Iglesia. Cada uno, desde su lugar, está llamado a vivir en esta actitud, que manifiesta la ternura y cercanía de Dios para con su pueblo y que se expresa en gestos muy concretos”, dijeron.

Sin embargo, “esta actitud no se improvisa ni es fruto de nuestro solo esfuerzo humano… Necesitamos dejarnos fascinar por su amor para poder llegar a decir con la misma convicción de San Pablo: “me amó y se entregó por mí”, afirmaron.

A continuación invitaron a los jóvenes a cuestionarse sobre el llamado y la “respuesta al Dios que nos ama desde toda la eternidad y nos ha pensado para una misión”.

“En un mundo marcado por la indiferencia, la competencia o la violencia, ¡qué llena de sentido es una vida que se la vive queriendo manifestar la misericordia de Dios a los hermanos! Como al joven del Evangelio, también a ustedes -chicos, chicas- Jesús los mira con amor y les propone que lo sigan para ser con Él, “rostros de la misericordia” del Padre. El sacerdote, la consagrada, el consagrado, el misionero, revelan de manera singular este rostro y –ciertamente- Jesús cuenta con muchos de ustedes para esta misión”, expresaron.

¿Seremos capaces de seguir al Señor o seguiremos nuestro propio camino, estrecho y egoísta de felicidad?”, interpelaron.

Finalmente, pidieron que este Año Jubilar se celebre el Domingo del Buen Pastor “pidiéndole la gracia de ser ‘misericordiosos como el Padre’”, y que los jóvenes no sean indiferentes a su mirada tierna y comprometedora.

“Las vocaciones de especial consagración son un don de Dios para todos. Para que estas vocaciones broten y se desarrollen se requiere la generosa respuesta de quien es llamado y, a la vez, la oración, la responsabilidad y el trabajo de toda la comunidad. Que el Buen Pastor y nuestra Madre del Rosario, nos enseñen a responder como ellos lo han hecho”, concluyeron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: