Vivir un destello de vida

Hace unos días el dolor ha estado cerca mio. Viví una experiencia muy dificil, el fallecimiento de mi nietita muy pronta a nacer.

Lo que todo era alegría, de repente fue llanto, dolor.

Así los días transcurren en este duelo y en esa búsqueda de la mente por comprender, porqué?..porqué si hay un Dios permite esto?…

Las respuesta más acertada es: porque Dios debe tener un plan mejor para esa bebé y sus padres. Algo que trato de entender, pero es muy dificil.

Mi vivencia, si bien a algunas personas este tema puede resultarle macabro, aterrador, etc. otras, seguramente entenderán, por que habrán vivido una situación similiar, ver irse un ser querido, y no saber que hacer, en el sentido espiritual, ya que todo pasa en pocos minutos.

Como cristianos, mi familia pensó bautizar urgente, y fué un acto más hermoso y acertado que he realizado en mi vida. Esa decisión no es común tomarla, la familia está viviendo un gran dolor, y el sistema de salud (en este caso una clínica), nos trata como material de descarte, todo tiene que ser rápido y expres.

Por eso, en estos casos de bebés que van a los brazos del Señor en tan poco tiempo, creo que habría que organizarse, de algun modo para que sean tratados dignamente como personas con todos los derechos. No sirve de mucho hablar de la defensa de la vida, si cuando la encontramos cara a cara no sabemos actuar.

Esta nota que compartiré dará una idea sobre como tratar a un bebé que viene con complicaciones y NO ES ABORTADO, sino que todo está preparado para que su corto paso en esta vida sea lo mejor posible: visita de familiares 24hs. en la sala, bautismo, misa y funeral, todo en tan poco tiempo en un equipo organizado. Sinceramente es una idea genial, y me gustaría hacer esto en mi lugar (Mendoza – Argentina).

 

Acoger el «destello de vida» de los bebés más frágiles

«Señora, es necesario el aborto terapéutico».

Estas son las palabras con las que fue acogido por los médicos el embarazo de Concetta Mallitti.

Palabras que ella rechazó, aunque su hija fuera a morir poco después de nacer.

Es más: esas palabras empujaron a Concetta incluso a moverse para llevar al hospital en el que daría a luz el “comfort care” neonatal, para que los pequeños “pacientes” sin ninguna esperanza de supervivencia, como su hija Benedetta, pudieran ser atendidos en cada instante de su breve vida con todas las medidas necesarias para aliviar el dolor.

Una hija bendecida
Benedetta (“Bendita” en español, N.d.T.) nació el 26 de octubre de 2012 y murió el 28.

El 5 de julio pasado su madre Concetta relató a Tempi.it su durísimo recorrido, explicando que dar a luz a un hijo «significa darle la dignidad de ser humano, con un nombre y una identidad, aunque sea por pocas horas; significa bautizarlo y darle la dignidad de cristiano; significa hacerle morir en el amor de los padres, de los abuelos, de los tíos y de los familiares, entre los mimos, los cuidados y la atención de todos, con un funeral y todo lo que cada ser humano debería recibir por derecho».

Concetta, sin embargo, guardaba en su corazón el deseo de poder ayudar a otras madres que esperan hijos destinados a vivir poco, hacer algo que pudiera animarlas a rechazar, como hizo ella, la vía del aborto.

“Lo que yo quería, ella ya lo hacía”
«Después de la publicación de mi historia – cuenta hoy la mujer a tempi.it – me contactó una doctora de los Estados Unidos, Elvira Parravicini».

La Dra. Parravicini es la fundadora en el Columbia University Medical Center en Nueva York del primer centro neonatal en el que se lleva a cabo el “confort care”.

«No podía creerlo, hacía lo que soñaba hacer yo: y me dijo que me ayudaría».

Concetta, después de la llamada telefónica, volvió al hospital en el que había dado a luz, el Villa Betagna de Nápoles, para buscar a Assia, la comadrona que le había hecho nacer esa idea. «Hasta que nadie lo pida no podemos empezar», respondió Assia.

Poco después Concetta recibió otra llamada decisiva. Era Imma, su mejor amiga: «“Mi hija no vivirá mucho”, me dijo. El diagnóstico es malformación craneal con anencefalia, le prometí que Assia la ayudaría».

Estar cerca… y bautizar
La comadrona, junto a otros compañeros de trabajo, decidió empezar a probar el recorrido del “comfort care” neonatal con la ayuda de Elvira Parravicini: «Habíamos hecho lo mismo con Benedetta y sus padres, pero esta vez se trataba de estar mejor estructurados», explica la comadrona a Tempi.it.

«Todo empezó con la cercanía mía, de Elvira y de un psicólogo a la familia. Después se añadieron el jefe de servicio de neonatología, la coordinadora de enfermería de terapia infantil neonatal y de un equipo de enfermería dedicado a la familia. Acabamos organizando también la misa del funeral».

El día en el que Imma dio a luz a Marta Maria, el 17 de enero de 2014, hace un mes, había una enfermera pediátrica para acogerla: «Le hicimos el calco de la manita y de los pies. Un médico fue un fotógrafo improvisado. Después, llevaron la niña a su padre. Imma se unió a ellos y se celebró el bautismo».

“En esa habitación, ¡hay alegría!”
Alrededor de la habitación de Imma, un equipo de enfermeros estaba dedicado a ella: «La dirección sanitaria nos permitió organizar turnos extraordinarios, y la familia y los amigos podían entrar en la habitación 24 horas al día», continúa Assia.

«Marta Maria ha podido vivir cinco días intensos y largos, atendida y amada como una reina».

Assia recuerda un comentario asombrado del médico: «Me dijo: “Pero, ¿cómo? ¿La niña se está muriendo y en esa habitación hay alegría? ¡Incluso se ríen!”. Le respondí que Marta Maria estaba viva como nosotros y que me enseñaba a vivir al máximo cada instante. Porque todos moriremos, tal vez antes que ella».

El doctor «se alegró de lo que había podido ver. Como todo el personal que se había prestado a acoger a la familia».

Bebé especial, habitación para la familia
Unos meses antes de estos hechos, el 1 de octubre de 2013, en el hospital Santa Úrsula de Bolonia, nacía Giacomo. El diagnostico de los médicos al tercer mes de embarazo había sido el mismo: anencefalia. La madre, Natascia, y el padre, Mirco, pidieron ayuda a una neonatóloga del hospital, Chiara: «Había estado en Nueva York con Elvira Parravicini – explica la doctora a tempi.it – y desde hacía tiempo quería realizar aquí el mismo recorrido, pero por una razón u otra aún no había empezado nada».

Y fue precisamente la llegada de Natascia lo que impulsó a la neonatologa a retomar los contactos con la Dra. Parravicini: «Lo primero que pedí fue una habitación del hospital solo para la familia, y el servicio de ginecología me la dio. Después la supervisora de enfermería me ofreció toda su disponibilidad. También mi jefe me ha apoyado en todo».

Al final incluso quien se había mantenido a distancia se unió al equipo: «Muchos, viendo la serenidad de Natascia se quedaban asombrados. Hubo quien me ayudó con la terapia del dolor para Giacomo, quien fotografió al pequeño, quien le tomó las huellas».

Junto a la familia había siempre un gran número de amigos que rezaba y pasaba a ver a Giacomo al hospital: «Las enfermeras no podían creer que tanta personas vinieran aquí por aquel niño».

Dar a conocer el “comfort care” neonatal
De la colaboración entre Elvira, Concetta, Assia, Chiara y sus compañeros de trabajo ha nacido la idea de un congreso en Italia sobre el “comfort care” neonatal.

«Tendrá lugar el 12 de abril en Bolonia – anuncia Chiara – y será un acontecimiento a nivel nacional gracias a la iniciativa de mi jefe, que ha decidido pedir el patrocinio de la Sociedad Italiana de Neonatología. El título debía ser: “Acompañar al final de la vida”. Pero mi jefe ha preferido cambiarlo así: “Vivir un destello de vida”».

Se hablará de cómo llevar a cabo la revolución de un recorrido en el que la madre y el hijo estén acompañados hasta el final «tal vez haciendo intervenir a mujeres que han pasado por la misma experiencia, para que después del diagnóstico ninguna mujer en esta situación oiga que le dicen que tiene que elegir sola».

La novedad está también en la investigación de una estudiante de psicología, de la que emerge que el “comfort care” neonatal es siempre una experiencia enriquecedora tanto para la familia como para todo el personal médico-sanitario.

«Tenía miedo de hacer un congreso, tenía miedo de que se instrumentalizara por parte de quien empieza a hablar ahora incluso de eutanasia infantil. Pero mientras estaba pensando en ello, se me acercó una compañera de trabajo, que no tiene fe ni convicciones morales en mérito y que me dijo que tenía su total disponibilidad. Me confesó que después de haber visto a Natascia, ese difícil camino ya no le parece imposible de recorrer».

(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: