Regina Coeli: “No tengamos miedo de ser cristianos y de vivir como cristianos”

El domingo, intitulado por Juan Pablo II “de la Divina Misericordia”, ante una muchedumbre de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, el papa Francisco rezó la oración mariana del “Regina Coeli”, la oración que sustituye al Ángelus durante el tiempo pascual. El papa Francisco invitó a no tener miedo de ser y vivir como cristianos, a través de una Iglesia Católica llamada a transmitir a los hombres la redención de los pecados para así sembrar la paz en los corazones.

El santo padre saludó a los fieles con las mismas palabras de Jesús resucitado: “Paz a ustedes” explicando que la paz “no es un saludo, ni menos un simple deseo: es un don, es más, el don precioso que Cristo ofrece a sus discípulos, después de haber pasado a través de la muerte y de los infiernos”. Esta paz dijo el obispo de Roma “es fruto de la victoria del amor de Dios sobre el mal, es el fruto del perdón. Y es propiamente así: la verdadera paz, aquella profunda, viene de hacer la experiencia de la misericordia de Dios”.

Refiriéndose a las apariciones de Jesús resucitado a sus discípulos en el Evangelio de Juan, el papa Francisco retomó las palabras de Jesús: “Felices los que creen sin haber visto”. Podemos llamarla, dijo, la bienaventuranza de la fe: “En cada tiempo, en cada lugar, son felices aquellos que a través de la Palabra de Dios, proclamada en la Iglesia y testimoniada por los cristianos, creen que Jesucristo es el amor de Dios encarnado, la Misericordia encarnada. Y esto vale para cada uno de nosotros”.

“La Iglesia ha recibido el mandato de Cristo resucitado a transmitir a los hombres la redención de los pecados y así hacer crecer el reino del amor, sembrar la paz en los corazones, para que se afirme en las relaciones, en las sociedades, en las instituciones”, expresó Francisco.

“Y el espíritu de Cristo resucitado ahuyenta el miedo del corazón de los apóstoles y los lleva a salir del cenáculo para llevar el Evangelio. Tenemos también nosotros más valor para testimoniar la fe en Cristo resucitado. No debemos tener miedo de ser cristianos ni de vivir como cristianos”, agregó.

Afirmó el Pontífice que “tenemos que tener esta valentía de ir a anunciar a Cristo resucitado, porque él es nuestra paz, él ha hecho la paz con su amor y su perdón son su sangre y su resurrección” y él “nos espera, nos ama, nos perdonó y nos perdona cada vez que vamos a pedirle perdón”.

Francisco reconoció como “dichosos” a quienes a través de la Iglesia y el testimonio de los cristianos creen que Jesucristo es el amor de Dios hecho carne, quien además ofreció la paz a sus discípulos, ya no solo como un saludo ni como un deseo, sino como un “preciado don”.

“Esta paz es el fruto de la victoria del amor de Dios sobre el mal, es el fruto del perdón. Y es justamente así: la verdadera paz, la profunda, viene de tener experiencia en la misericordia de Dios. Hoy es el domingo de la Divina Misericordia, por voluntad del beato Juan Pablo II, que cerró los ojos a este mundo justo en la vigilia de esta celebración”, afirmó.

En sus palabras tras el Regina Coeli, el Papa saludó a los miembros de los movimientos y asociaciones allí presentes, “en particular a las comunidades neocatecumenales de Roma, que inician hoy una misión especial en las plazas de la ciudad. Invito a todos a llevar la Buena Noticia, en cualquier ambiente de vida con dulzura y respeto. Id a las plazas y anunciad a Jesucristo, nuestro Salvador”.+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: