La fe no se vende, se testimonia con coraje

Francisco: Pedir la gracia de vencer la tentación de recortar la fe. Seguir el ejemplo de los mártires hoy perseguidos

Por Redacción

CIUDAD DEL VATICANO, 06 de abril de 2013 (Zenit.org) – La fe no se vende, hay que dar testimonio con coraje. Como Pedro y Juan, pero esto supone una gracia, que hay que pedir para vencer la tentación de bajar a pactos.

Esta es la invitación que hizo el papa Francisco, durante la misa de hoy en la capilla de la residencia Santa Marta. A la celebración -indicó hoy la Radio Vaticano- estaban presentes una familia argentina, algunas de la Hijas de San Camilo y de las Hijas de Nuestra Señora de la Caridad.

En su homilía el papa comentó las lecturas del sábado de la octava de pascua: en la primera Pedro y Juan dan testimonio delante de los jefes judíos a pesar de las amenazas. Y del Evangelio, que narra de las apariciones de Jesús a María de Magdala, a los discípulos de Emaús y la incredulidad de los once apóstoles a quienes aseguran de haberlo visto vivo.

Y el papa planteó: “Cómo es nuestra fe? ¿Es fuerte? ¿O aveces al ‘agua de rosas’? ¿Cuándo llegan las dificultades somos corajosos como Pedro o un tanto tibios?”.

Y recordó que Pedro no calló su fe, no bajó a pactos, porque como se indica en los Hechos de los Apóstoles “continuaron firmes en esta fe” diciendo: “No podemos callar delante de aquello que venimos y oímos”.

En la historia del pueblo de Dios -indicó Francisco- siempre “existió esta tentación: eliminar una parte de la fe”. Pero “la fe – explicó – es tal como nosotros la confesamos en el Credo”. Por lo tanto, debemos superar “la tentación de hacer un poco como hacen todos, de no ser tan rígidos”. Porque “cuando comenzamos a cortar la fe, a negociar la fe, de cierta forma a venderla al mejor postor, iniciamos el camino de la apostasía, de la infidelidad al Señor”.

Y recordó que el ejemplo de Pedro y Juan nos ayuda, nos da fuerza, como se ve en la historia de la Iglesia, incluso hoy en día. Porque “para encontrar los mártires no es necesario ir a las catacumbas o al Coliseo: actualmente, los mártires están vivos en numerosos países. Los cristianos son perseguidos debido a la fe. En algunos países no pueden usar la cruz: son castigados si lo hacen. Hoy, en el siglo XXI, nuestra Iglesia es una Iglesia de los mártires”.

“De aquellos que como Pedro y Juan dicen: ‘No podemos callar lo que hemos visto y escuchado’. Y esto nos da fuerza a nosotros que aveces, tenemos una fe un tanto débil. Nos da la fuerza para llevar frente a vida con esta fe que recibimos, esta fe que es el don que el Señor ofrece a todos los pueblos”.

El Papa recordó entretanto “que esto no podemos hacerlo por nosotros mismos, es una gracia, la gracia de la fe que debemos pedirla todos los días: “Señor, tre agradezco por la fe. Conserva mi fe, haz que ella crezca. Que mi fe sea fuerte, audaz y que me ayude en los momentos en que, como Pedro y Juan, debo hacerla pública. Dame el coraje”.

Esta -concluyó- sería una hermosa oración para los días de hoy: que el Señor nos ayude a custodiar la fe, a llevarla hacia adelante, a ser nosotros, mujeres y hombres de fe. Que así sea”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: