Volvió en Roma y con presencia argentina “el mundial de los sacerdotes”

Tras la suspensión de una fecha por la renuncia al pontificado de Benedicto XVI, este fin de semana volvió a las canchas la Clericus Cup, el torneo de fútbol que involucra a seminaristas y sacerdotes que se encuentran en Roma, y que cuenta con el apoyo del Vaticano y la Conferencia Episcopal Italiana.

En esta edición, la séptima desde su inicio en 2007, está presente el “Verbo Incarnato”, un conjunto formado por seminaristas que, en su mayoría, provienen de la Argentina y se forman en el seminario del Instituto del Verbo Encarnado (IVE).

En el certamen compiten 16 equipos divididos en cuatro grupos e integrados con sacerdotes y seminaristas que residen en Roma y los alrededores. En la primera fecha del certamen, el equipo argentino empató 1 a 1 con su par brasileño, el “Pontificio Collegio Pio Brasiliano”, y salió vencido en la tanda de penales por 8 goles contra 7.

Este domingo, 10 de marzo, los argentinos volvieron a competir. Esta vez, el conjunto nacional venció por 2 a 1 al equipo “Agostiniani Guanelliani”, compuesto en su mayoría por religiosos nigerianos, aunque con un argentino en plantilla: se trata de Gastón Gabriel Aquino.

El próximo domingo, 17 de marzo, el “Verbo Incarnato” se cruzará con el “Redemptoris Mater”, integrado en su mayoría por italianos.

En tanto, los cuartos de final se disputarán el sábado 13 de abril; las semifinales, el 11 de mayo, y la final, el 18 de mayo. El vencedor del torneo ganará una estatuilla que sorprende por su diseño: está compuesta por una pelota apoyada sobre un par de botines y coronada con un sombrero de copa ancha muy similar a los que solía utilizar el emérito papa Benedicto XVI.

El equipo nacional
Los dirigidos por Orazio Cangialosi y Emad Assad son Luis de la Calle, Tito Paredes, Martín Villagrán, Agustín y Martín Prado y Maximiliano Navarro. También forma parte de la plantilla el padre Andrés José Bonello IVE, actual rector del Seminario Internacional “San Vitaliano Papa”.

El plantel se completa con cinco italianos, tres ucranios, tres escoceses, dos nigerianos, dos irlandeses, un español y un tayiko (oriundo de Tayikistán, en Asia Central).

Algunas reglas curiosas
Dos novedades introduce la Clericus Cup respecto a los tradicionales torneos: la primera es la posibilidad de pedir dos “tiempos muertos” de un minuto a disposición de cada escuadra. La segunda refiere a la “tarjeta azul”, una expulsión momentánea de cinco minutos que se posiciona entre los tradicionales cartones amarillo y rojo.

El reglamento del torneo establece que será acreedor de esta singular pena quien cometa una “acción incorrecta grave en el campo, una falla voluntaria de último hombre o proteste con particular vehemencia”.

El origen del torneo
El Centro Sportivo Italiano (CSI), una organización sin fines de lucro, busca con el torneo llamar la atención sobre el deporte y su utilidad como medio para promover los derechos humanos y el desarrollo social.

El objetivo del CSI es un retorno completo al deporte en las parroquias y oratorios, donde a menudo faltan, y para ello cuentan con el patrocinio del Pontificio Consejo de la Cultura, el Pontificio Consejo para los Laicos y la Conferencia Episcopal Italiana.+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: